El impacto del COVID-19 en la publicidad

Hace ya año y medio desde que la OMS declaró el coronavirus como una pandemia a nivel mundial, una pandemia que ha cambiado el mundo tal y como lo conocíamos. La sociedad, en todos sus niveles, se ha visto afectada por los efectos del COVID-19 y por las medidas que se tomaron para guarecernos de él. El confinamiento marcó un antes y un después para multitud de sectores. Ahora, año y medio después, nos encontramos en una situación de incertidumbre y dudas que afectan a muchos ámbitos. Entre ellos, la publicidad, que ha buscado las mejores formas de adaptarse y debe seguir haciéndolo en los tiempos que están por venir.

La conexión de la marca con el público

Durante los días de confinamiento vimos a muchas marcas trabajar en tiempo récord, adaptando sus anuncios al momento que vivíamos. Se cambiaron los mensajes y se trasmitió optimismo, pero también el propio servicio o producto ofrecido tenía que someterse a revisión. Durante ese tiempo, vimos un buen número de anuncios que consiguieron conectar con su público, pero pensamos que uno de ellos supo sobresalir en este campo. Hablamos del anuncio de Bankinter.

¿Qué es lo que hace que una campaña de publicidad sea buena y mejore la percepción de la marca? La clave es lograr el equilibrio perfecto entre cabeza y corazón, entre lo racional y lo emocional. Especialmente en los tiempos que vivimos, lo emocional debe estar presente, debe darnos un empujón de confianza, pero no se puede obviar nunca el componente racional. La campaña de publicidad que vimos de Bankinter al principio de la pandemia es el mejor ejemplo porque aúna todo esto. El mensaje era claro, el objetivo también lo era y fue acompañado de una puesta en escena que iba directamente hacia nuestro lado más emocional, adornada con una música hecha específicamente para el momento en que nos encontrábamos. Sentimiento y razón.

Las marcas responsables

La publicidad debe ser algo más que innovación y creatividad, también debe tener un fin estratégico. Detrás de las ventas y de los clientes hay una comunicación, que debe haber sido preparada para que nos sirva como medio para ganar notoriedad. Como en todas las crisis pasadas, la publicidad debe adaptarse a los tiempos de incertidumbre. ¿Y cómo se adapta en este caso? Una tendencia que ya existía antes de la pandemia era la necesidad de cuidar la responsabilidad social corporativa (RSC), la gestión de la imagen y la marca. La crisis actual ha acelerado este proceso, y los consumidores son cada vez más conocedores del mercado que les rodea, por lo que piden que las marcas sean más responsables.

La publicidad cambia constantemente, y los profesionales del sector debemos adáptanos a estos cambios. Crear campañas que sepan emocionar, trasladar mensajes, aprovechar las nuevas tecnologías y nuevas oportunidades. Esto, unido al ejemplo que hemos mencionado anteriormente, encontrar el equilibrio entre racional y emocional, será sin duda la clave de las nuevas campañas publicitarias que están por venir.

Desde NAAD seguimos muy de cerca la evolución del sector de la publicidad, para ofrecer a nuestros anunciantes el mejor medio con el que transmitir su mensaje. Si quieres saber más acerca de las posibilidades de nuestras pantallas LED y la publicidad digital, solo tienes que hacer click aquí.